¿Conoces los orígenes de los Tacos al Pastor mexicanos? Te lo contamos en este artículo…

Los tradicionales tacos al pastor son todo un clásico en los restaurantes mexicanos de todo el mundo. Son originarios de Ciudad de Puebla, aunque tienen una profunda influencia que proviene de la cocina oriental más personal, concretamente de El Líbano.

Los tacos al pastor en Barcelona son cada vez más solicitados por los clientes en los restaurantes mexicanos. Concretamente en Malpaso Restaurante, son todo un clásico desde siempre.

Estamos ante un manjar compuesto esencialmente de carne de cerdo adobada, que nosotros solemos acompañar con una atractivo cilantro y cebolla cruda de excelente calidad, además añadirle de unas piezas de piña.

Pero los tacos al pastor van normalmente montados sobre una atractiva tortilla mexicana, que suele ser de maíz nixtamalizado. Indistintamente, servimos los tacos al pastor con salsa verde o con salsa roja.

Como comentábamos, aunque se trata de un plato mexicano fusionado con productos prehispánicos, las influencias libanesas son evidentes por sus características comunes con el shawarma, comúnmente cocinado en trompo.

El shawarma es comúnmente conocido como el cordero libanés. El motivo de esta influencia oriental es la gran oleada de inmigrantes libaneses que llegaron a México a principios del siglo pasado. Una llegada masiva que se estableció principalmente en la Ciudad de México, gran urbe conocida hasta hace no mucho como México D.F.

Estos libaneses establecidos en México estaban exentos de la tradicional prohibición musulmana en cuanto a la consumición de carne de cerdo. Por ello, sus descendientes continuaron cocinando con esta carne, tan vetada siempre por sus contrapartes musulmanas (no necesariamente con cordero), y fusionando especias mexicanas como el achiote con algunas formas de cocina mexicana.

Así llegamos a los apetitosos tacos al pastor, que se cocinan marinando el cerdo con varios tipos de chiles secos, y unas especies entre las que se incluyen, además de el achiote, el ajo, el comino y el guajillo. Además, el uso de la piña le otorga un toque de contraste que le da un sabor algo dulce, y bastante peculiar.

Una vez marinada, la carne alcanza su color deseado y es cocinada en el trompo a fuego lento, para después servirse en una suculentas tortillas con sus guarniciones en cortes delgados.

En Malpaso triunfa a lo grande el taco al pastor clásico. Pero si lo prefieres, podemos también servírtelo en quesadilla, burrito o gordita mexicana. Sea como sea, siempre te lo acompañaremos con cilantro fresco y cebolla cortada en dados muy finos. De acompañamiento para los tacos al pastor, no pueden faltar nuestras deliciosas salsas, que podrás elegir en función de tus preferencias.

Si lo tuyo no es la carne, puedes disfrutar de nuestros suculentos tacos al pastor en su más fiel versión vegetariana. Para ello, sustuimos la carne del cerdo por soja. Aun así, para la elaboración de tacos al pastor sin carne, respetamos al cien por cien el proceso de adobo, tratando la soja como si de la carne se tratase.

Recuerda que este fin de semana tenemos los mejores platos para San Valentín, y que los restaurantes mexicanos de Barcelona en San Valentín son todo un clásico.

Te esperamos…

Deja tu comentario